Photo by Zoltan Tasi on Unsplash

Hace ya un tiempo, estaba corriendo por mi barrio, bajo una intensa lluvia (por cierto, cumpliendo con uno de mis retos de los que explicaba el año pasado), escuchando música, ya que parece ser que es una buena práctica para controlar los ritmos, y de mi podcast salió una de esas canciones que he oído mil y una veces, Fuego de Vetusta Morla, pero ese día me dio por poner más atención de la habitual a la letra, y me hizo pensar en situaciones del día a día que me resultan muy interesantes, todas ellas relacionadas con el concepto de Seniority, y lo distintas que se ven las cosas cuando se tiene y cuando no se tiene experiencia.

Os dejo que juzguéis vosotros mismos:

Trajeron ropas para impresionar
Trapos y pieles en forma de abrigo
Pero, ¿quién quiere taparse si aun no conoce el frió?
Dejaron mantas en el vestidor
Y los cerrojos para estar tranquilo
Pero, ¿quién quiere guardarse si no existe enemigo?
Pero, ¿quién quiere ocultarse de lo desconocido?
Fuego, siempre alrededor
Fuego, alguien olvidó que el fuego
Que el fuego, lo guardo yo
Cosieron ojos a mi espalda
Con las señales que llevan al nido
Pero, ¿quién quiere encontrarse si aún no se ha perdido?
Pusieron cajas en el mostrador
Y las vacunas de un recién nacido
Pero, ¿quién quiere curarse si aún no ha sido herido?
Fuego, siempre alrededor
Fuego, alguien olvidó que el fuego
Que el fuego, lo guardo yo
¿Quién quiere alarmas
Si aún sigo vivo?
Fuego, siempre alrededor
Fuego, alguien olvidó que el fuego
Que el fuego, lo guardo yo

Written by Alvaro Benito Baglietto, David Garcia Garrote, Guillermo Galvan Alonso, Jorge Gonzalez Giralda, Juan Manuel Latorre Gonzalez, Juan Pedro Martin Almarza • Copyright © Warner/Chappell Music, Inc

La verdad es que es una canción que siempre me ha gustado mucho, pero al enlazarla con este concepto, aún me gusta más, ya que me ayuda a describir situaciones del día a día donde te encuentras a multitud de personas que aún no conocen el frío, ni al enemigo, ni se han quemado, ni perdido. En esencia me estoy refiriendo a esa generación que se está incorporando al mercado laboral, y que viene preparadísima en lo técnico, pero no en lo emocional, y que estoy seguro que si son capaces de tomar conciencia de esa necesidad, serán capaces de abordar con muchísimas probabilidades de éxito cualquier empresa que se propongan.

Photo by Connor Jalbert on Unsplash

 

Pero han de ser conscientes de que realmente tienen esa necesidad, y ver la falta de experiencia es algo muy complejo. Es por ello que valores como la humildad, el sacrificio y el esfuerzo ayudan y mucho, aunque en los últimos años son valores que se han quedado obsoletos, por desgracia.

De ahí que haya una parte de la canción que me gusta especialmente, y es cuando dice “…que el fuego lo guardo yo…” o “…cosieron ojos a mi espalda…”, y es que, bajo mi interpretación, está haciendo referencia a que las personas con experiencia nos debemos ofrecer como soporte, como ayuda, para que estas transiciones a personas con menos callo sean lo menos tortuosas posible.

Es decir, que no siempre hay que ver la paja en ojo ajeno, debemos intentar hacernos la pregunta “¿Qué puedo hacer yo?”, y si hay algo que se puede, pues adelante, que no nos quede la duda a toro pasado, de si podíamos haber realizado algo.

¿Qué opináis?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s